El verano dio paso a un otoño que nos ha traído el frío como una ola que lo erosiona todo. Muchos pensamientos rondaban mi mente hace meses, cuando decidí que necesitaba transmitir toda la magia que las mujeres llevamos dentro a través de una colección que fuese icónica.

El destino y algunas notas del pasado, me llevó a Galicia, un lugar lleno de misticismo, lleno de vida y belleza. De repente me encontraba allí, en un lugar que sólo había visto en imágenes y que deseaba ver con mis propios ojos. Una campaña para el recuerdo, una campaña que he visto nacer y que se hizo realidad a finales de agosto, cuando lanzamos «A SPELL ON YOU».

Cada campaña implica entregar una pequeña parte de ti, de tu propia alma y regalarla a todas esas mujeres que sienten que es su momento, que se quieren, que se conocen y que saben perfectamente cuales son sus fortalezas y, sobre, todo sus miedos. Todo mi imaginario estaba centrado en una colección que sublimase por encima de todo la esencia más profunda de la mujer, una colección que les hiciera despertar, un momento, un concepto que englobase todo.

La colección FW 19-20 supuso la entrada a LULU de un aura de magia y empoderamiento, de una evolución que nos empujaba cada día más a ir tres pasos por delante para sorprender a  nuestras fieles seguidoras que ya se habían convertido en mis cómplices, en #LULUWOMEN. De pronto comprendí que la solución siempre había estado delante de mis ojos y que , aunque a veces el universo nos distorsione las cosas, siempre acaba entrando un pequeño rayo de luz que nos ayuda a ver con claridad nuestro objetivo en la vida. Tuve claro que lo que me movía era llevar a cabo ese despertar del que hablaba, un todo que empujase a la mujer a ser la mejor versión de si misma, a mirar a la cara a sus miedos, sus propios venenos.

En ese instante nació SOLUCIÓN, una metáfora de lo que nos rodea, de aquello que nos frena a diario y que hace que a menudo nos boicoteemos a nosotras mismas… Estaba decidida a crear un antídoto emocional para todas nosotras, que nos hiciese relativizar nuestros “problemas”, y así cree SOLUCIÓN. Cuando terminé dando con la fórmula exacta de lo que quería transmitir, llegó el momento de buscar alguien que me acompañase en el camino para hacerlo realidad. Y así es como Vicente Gandía, mejor bodega europea del 2018, nos ofreció su apoyo y medios para emprender este viaje juntos.

Sentí que el viento soplaba a nuestro favor… SOLUCIÓN estaba en camino. 

Fdo. Soraya Pla

Compartir:
FacebookTwitterWhatsAppPinterestEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *